EL AUTISMO

Es una condición neurológica compleja caracterizada por dificultades en la interacción social recíproca, dificultades de la comunicación y la presencia de patrones repetitivos y estereotípicos de conductas, intereses y actividades.

Típicamente, las primeras características comienza a ser evidentes desde los 12 meses de edad, aunque nuevas investigaciones indican que estas podrían observarse desde los 6 meses de edad. Un diagnóstico formal puede darse desde los 31 meses de edad (2 años, 7 meses). Estudios muestran que intervención temprana, incluso antes de un diagnóstico formal, es efectiva(1). El nivel de dificultad en cada uno de los dominios nombrados varía de individuo a individuo; es por eso que al diagnosticar nos referimos a un “espectro.”

Hoy en día se estima que 1 de cada 59 personas es diagnosticada dentro del Espectro del Autismo.
SEÑALES DE ALERTA

INTERVENCIÓN EFECTIVA PARA NIÑOS DENTRO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO

La investigación clínica alrededor del mundo, así como data recolectada durante nuestros servicios, muestran que el uso efectivo de intervención basada en el análisis aplicado del comportamiento (ABA, por sus siglas en inglés) para niños dentro del Espectro del Autismo ocurre en un entorno positivo a través de un programa intensivo e integral y cuyo objetivo es ayudar al desarrollo de las habilidades necesarias para participar activamente en su entorno social. Esta intervención directa incluye tanto sesiones planeadas y dirigidas por un equipo de profesionales especializados en el campo del autismo, así como estrategias enseñadas a la familia por dichos profesionales e implementadas en el contexto de la rutina diaria del niño.