La importancia de la intervención temprana en el Autismo
23/09/2020
Taller Gratuito «Aliados para aprender: Compasión y autocuidado»
14/12/2020

¿Cuánto sabemos de la efectividad de la aplicación de los principios del Análisis Aplicado del Comportamiento en la enseñanza a personas con Autismo?

Lo primero que necesitamos establecer antes de entrar al campo del Autismo es que Análisis Aplicado del Comportamiento o ABA, por sus siglas en inglés (Applied Behavior Analysis) es una ciencia que aplica los Principios del Comportamiento para mejorar conductas socialmente significativas. Esto se logra a través del descubrimiento de variables ambientales que influyen de manera fiable en el comportamiento, y el desarrollo de tecnología que permita la replicación exacta de los procedimientos.

Existen otras subdisciplinas del ABA, como por ejemplo la rama enfocada al ámbito organizacional, al ámbito médico, a la educacional y, por supuesto, la subdisciplina dedicada a los trastornos del desarrollo como es el Autismo.   

Si bien el ABA no se aplica sola y únicamente en la enseñanza de personas en el espectro, existe un gran número de investigaciones científicas de alta calidad que respaldan su efectividad y la ubican entre las metodologías más recomendadas. 

En agosto de este año, 2020, el Journal of the American Association of Nurse Practitioners publicó un estudio que comparaba el Análisis Aplicado del Comportamiento con otros métodos eclécticos con el fin de ayudar a padres de familia a tomar decisiones informadas. Este estudio analizó los resultados de 82 participantes que recibieron ABA o una combinación de intervenciones como por ejemplo terapia de lenguaje, ocupacional y asistir a un aula de educación especial.  Si bien antes de iniciar las intervenciones todos los participantes tenían un coeficiente intelectual por debajo de la norma, el 60% de las personas que recibieron ABA subieron su coeficiente intelectual a niveles dentro de la norma mientras solo el 25% del grupo que recibió otros tratamientos mostraba el mismo avance cognitivo. Estos resultados tienen un alto valor predictivo respecto a la funcionalidad e independencia en la adultez y adolescencia. Esto es de gran importancia si agregamos que es más efectiva que la aplicación de métodos eclécticos en el aprendizaje de conductas adaptativas y comunicativas.

El primer investigador en estudiar el ABA en la enseñanza a personas con Autismo Ivar Lovaas en los años 70s. Mucho ha cambiado desde entonces. Hoy en día los avances en la ciencia nos enseñan estrategias cada vez más precisas para enseñar distintas conductas y lograr su generalización. Asimismo, existe una organización con requisitos rigurosos que brinda la certificación como analista conductual, y que y respalda esta credencial que acarrea una obligación ética y profesional.  Por esto, es importante que todo equipo cuente, al menos, con un profesional certificado (BCBA) capaz de diseñar un programa que se ajuste a las necesidades individuales de la persona con quien se trabaje y su familia y de interpretar la data adecuadamente para tomar decisiones certeras en la intervención.

Referencias

Cooper, J., Heron, T. and Heward, W., 2007. Applied Behavior Analysis. 2nd ed. Upper Saddle River, Nj: Pearson.

Stanislaw, Harold PhD (Professor)1; Howard, Jane PhD, BCBA-D, PSY (Director)2; Martin, Carolyn RN, FNP, PhD (Professor)3 Helping parents choose treatments for young children with autism, Journal of the American Association of Nurse Practitioners: August 2020 – Volume 32 – Issue 8 – p 571-578 doi: 10.1097/JXX.0000000000000290